martes, 29 de junio de 2010

make.believe?

¡Qué tiempos aquellos en los que Sony era algo! Ahora, pierden dinero en todas, absolutamente todas y cada una de sus divisiones (pérdidas o caídas de beneficios, según): los móviles Sony Ericsson (matrimonio, por cierto, a punto de divorciarse en poco tiempo) pierden puestos en la lista de los más vendidos, en favor de HTC y iPhone; los Blu-Ray Disc (formato propiedad de Sony) son excesivamente caros y no se venden; y, por la venta de cada Playstation 3 (de Sony Computer Entertainment) han estado perdiendo dinero durante 4 años (pérdidas reales, Sony lloraba por cada PS3 vendida) hasta hoy, que anuncian por primera vez escasas ganancias pero suficientes como para cubrir los costes de fabricación de la videoconsola. Por contra, destaco la división de cámaras, que funcionan muy bien con la inclusión de una notable calidad en el componente electrónico, excelente óptica y correcto (mejorable) acabado.

Pero quiero hablaros ahora de la división de imagen y sonido: las teles de Sony. Y, concretamente, de su agresiva estrategia publicitaria que está llevando la marca para promocionar su nueva tele 3D, haciendo coincidir el lanzamiento de este producto con el Mundial de fútbol. Si os fijáis, en los paneles publicitarios que abarca todo el perímetro del campo de fútbol, puede verse constantemente el eslogan empleado, junto al logotipo de SONY y los nuevos colores corporativos (amarillo y azul):

"Imagine football in 3D"

Para los que estudiaron inglés en Opening: "Imagina el fútbol en 3D". Es decir, promocionan sus teles prometiendo que, si adquieres una, podrás disfrutar de fútbol en 3D. Lo que no cuentan es que:

1. Necesitas una gafas, que son las que activan el efecto 3D. A partir de 150 €. Por supuesto, no incluidas con la tele, de venta por separado.

2. Necesitas suscribirte a una plataforma de televisión de pago, como Digital+, que ofrece algunos partidos en 3D. Cuando se acabe el Mundial, adiós contenido 3D.

Es como si Mercedes-Benz promocionara su nuevo coche en un lugar donde sólo hay una autopista de peaje que dejará de existir pocos días.

Aparte, Sony está considerablemente atrasada en la guerra de los televisores, con un parque de teles escaso y anticuado y una inversión en I+D insuficiente. Samsung es quien lidera todos los avances tecnológicos (la única que desarrolla paneles LEDs del mundo) y líder mundial de la electrónica de consumo (tenedlo en cuenta de cara a futuras compras).

Así que Sony -retomando el tema central- se apoya en un eslogan profundamente equivocado de cara al futuro. Primero, el considerable desembolso de una promoción acotada por naturaleza hasta el fin del Mundial (11 de Julio). Y, segundo, por los gastos extras que anteriormente he citado y se ocultan. Al finalizar el Mundial, no existe ningún canal con contenido 3D por consumir. 

Make.believe es el eslogan global de toda la compañía. Los publicistas que crearon este emblema, definen "Make.believe" (en adelante, Sony) como el centro donde confluye la imaginación y la realidad, el punto donde se encuentra lo real y lo imaginario. Esta explicación es real, y fue la que hizo que Sony adquiriera esta idea por una millonada. Los publicistas, si no están drogados, no pueden hacer algo así; igual que el logo de Cuatro: dos círculos rojos vendidos a Sogecable por 2 millones de euros.

Y tú, que me lees ahora... Imagina dejar de imaginar para hacer todo lo que te propongas realidad.

Sed buenos!

No hay comentarios:

Publicar un comentario