miércoles, 21 de julio de 2010

Caradura al volante!

Cada día que amanece, el número de tontos crece. Sin ningún tipo ni género de dudas, es así.

Hace unos días, mi compañía aseguradora del coche me llama para informarme si he tenido algún siniestro reciente, a lo cual contesto negativamente. Concretamente, me detallan que el dueño de un coche ha declarado haber recibido un golpe por mi parte. Por la cara, como se suele decir. Vuelvo a negarlo, como es obvio, y firmo una declaración de inexistencia de siniestros. Por supuesto, no existió ese daño. En la aseguradora me comentan que es común que hayan equivocaciones.

Hoy, vuelvo a recibir una llamada de mi aseguradora. Me dan más detalles de lo aparentemente sucedido. Según el parte que presenta la otra persona, he debido dar un fuerte golpe en una parte muy extensa del vehículo (detallando dos zonas amplias). También explica que fui yo quien di ese golpe haciendo una maniobra en un estacionamiento, y que hay varios testigos que vieron el golpe, de forma presencial.

El "dolido" (completamente anónimo para mí) es poseedor de un BMW. Sí, sí... Este tipo de coche sólo pueden pertenecer a dos tipos de personas: a alguien con un poder adquisitivo alto (si y sólo si el BMW es un modelo de gama alta), o a un macarra de poca monta. Y, por la antigüedad del vehículo (mayorcete ya) y la zona en la que declara estar aparcado (una zona corrientucha tirando a pobre), es del segundo estamento

Esto tiene pinta en desembocar en juicio. Con la verdad por delante, se va a todos lados. De todas formas, el juicio lo paga la aseguradora pertinente. 

Hay cosas que no cuadran, entre ellas:

 - Si habían dos testigos que presenciaron el supuesto golpe, ¿por qué no me alertaron?

 - El golpe o roce deben coincidir en altura, extensión y color en ambos vehículos (algo que, según me han adelantado ya mis abogados, se comprueba en el probable juicio). Si él tiene ese golpe (al parecer, muy profundo o  extenso) yo debería tener exactamente el mismo daño, cosa que no es así.

 - Desde el momento del golpe hasta que él avisa del siniestro a la aseguradora, pasaron 21 días. Algo extraño.

 - Mentir fehacientemente (a conciencia, con alevosía) en un juicio, bajo declaración jurada, está penalizado con dos años de cárcel (sí, con barrotes, duchas compartidas y jabones resbaladizos). Los testigos, que serán colegas, reculan. Imagino que la pena de dos años de cárcel, ante un caso menor (daños materiales) y si ellos no tienen antecedentes, se queda en nada... Pero aun así, debe acojonar a quien vaya con la mentira por delante y tema caer por el desfiladero.

No menciono lugar, matrícula, modelo, fechas, hora, circunstancias y otros detalles en público porque a saber quién puede leer o no leer este blog. Todo se verá.

Las mentiras tienen las patas muy cortas. Y, para mentir, hace falta memoria. Es más rentable decir la verdad, siempre, a toda costa.

Sed buenos! =)

1 comentario:

  1. ¿duchas compartidas y barrotes resbaladizos? no se que idea de las cárceles tienes tú,jajajaja.
    :P

    ResponderEliminar