domingo, 4 de julio de 2010

Vestir de morado

Esta tarde estuve en PC City, empresa para la cual trabajé durante varias épocas (la última, hasta Enero del presente año). 

Hablé con uno de mis anteriores Managers (jefes) acerca de la posibilidad de seguir siendo un engranaje en la compañía, y hay posibilidades. Él, personalmente, enviará mi curriculum con un buen feedback a todas las tiendas que la compañía tiene ubicadas en Madrid (ocho). Debo recibir algún tipo de información en estos días.

Mi madre, por supuesto, remando en contra de cualquier decisión que yo tome. Por dos razones, claras y fundamentales: la primera, porque me sigue viendo como un niño de 12 años que morirá en el intento de hacer cualquier cosa en solitario; y, la segunda, que si me marcho de casa, dejará de recibir una serie de pagas que, de momento, no viene a cuento explicitar debido a qué y por qué las recibe, pero están relacionadas por ser "madre de" un servidor. En fin, lo de siempre: "Por el interés te quiero, Andrés". Tal vez ella no se pregunte qué sucedería conmigo si ella mañana faltase. Por esta y otras razones es necesario, no sólo tener iniciativa propia, sino adelantarse a los acontecimientos y empezar a elevar cimientos.

Lo dicho! Quiero volver a vestir de moradito. Puede ser un buen y correcto paso para irme, por fin, del cascarón. 

En la foto, yo mismo, con la placa identificativa que todos llevamos. Los pantalones negros y zapatos clásicos es política de la empresa.

1 comentario:

  1. Ánimo con todas las decisiones que tomes... son las que te harán creer

    Un Bravo por ti!

    ResponderEliminar