miércoles, 27 de octubre de 2010

Manías

Nunca, jamás digo "adiós". En el momento en que diga "adiós", significa que sales de mi vida para siempre. Siempre enciendo las luces del coche antes de arrancar el motor. Nunca voy en el coche sin música. Llevo un duplicado de mi perfume favorito en el coche para aplicármelo minutos antes de las citas o salidas que considere, bajo mi criterio personal, importantes. No suelo quitarme los calcetines al tener sexo. Me gusta acabar abrazado después de tener sexo. Crucifico (mentalmente) a cualquiera que, en un tiempo inferior a 15 minutos de tener sexo, se vista.

Siempre procuro tener algo en las manos, incluso al dormir.  Nunca hago fotografías al primer disparo sin antes enfocar. Me gusta caminar al lado derecho de las otras personas. Tengo predilección por Nikon y Sony en el campo fotográfico, y muerte total (justificada y argumentada) a Canon. Me gusta lavarme la cara antes de ir a dormir. Hago las siestas con gafas (para ver los sueños más nítidos). Odio hablar con alguien que no conozca y lleve gafas de sol. Si alguien me regala una ropa usada por él como algo simbólico, no la lavo (ni la uso) para conservar su olor natural. Tengo paciencia ilimitada con todo y todos, excepto para cuando quiero tener algo. Lo quiero ya. Soy muy sibarita en cuanto a lo material: sólo compro gama alta en lo que a sonido (JBL, Sennheiser) y tecnología se refiere. No soporto besar a un fumador: soy muy fan de los besos. Si fumas, buena suerte en un camino que no compartiremos en el terreno sentimental. 

¡Y ya está! De momento, porque debo tener más manías. Ojo, las manías no deben ser clasificadas nunca ni en el lado de los defectos ni las virtudes. Sólo son apreciaciones, detalles que todos tenemos y forjan nuestra personalidad.

Sed buenos =)

No hay comentarios:

Publicar un comentario