viernes, 8 de octubre de 2010

No gana uno para disgustos. Ayer, Málaga se despertaba con la siguiente noticia:

Un grupo de jóvenes apuñala al dueño de un locutorio de Carretería

¡Y el propietario del negocio es mi primo! 

Según cuenta, un grupo de niñatos estaban molestando en las inmediaciones del negocio cuando el apuñalado (aún "no apuñalado", empleado de mi primo) advirtió a los niños que no armaran alboroto. Y los niños, ni cortos ni perezosos, se tomaron la justicia por su mano, llamando a 8 personas más para darle de palos hasta dejar al muchacho inconsciente, momento en el que aprovecharon para clavar navajazos por todos lados.

Mi primo, viendo desde su casa lo que ocurría en directo gracias a las cámaras que tiene colocadas, llamó rápido a la policía y detuvieron a uno de los agresores. Sólo el azar quiso que esa tarde estuviera su empleado, en vez de él.

[ Noticia redactada por los medios, aquí ]

La gente saca una navaja a la primera de cambio. ¿Cómo puede ir la gente tan pancha por la calle con un arma blanca? Las personas que portan navajas, es porque esperan en algún momento usarlas y tienen intención de usarlas. Esto es increíble. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario