lunes, 4 de octubre de 2010

No me importa escalar una montaña, aunque la bajada sea menos placentera que el placer de lograr mi propia meta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario