lunes, 22 de noviembre de 2010

Quiero ser tu Chef

Es profundamente estresante ver la vida de forma tan nítida. Y es tan frustrante que haya personas que no vean lo que yo sí veo. Abunda la miopía.

Desilusiona esto. Que estés desayunando en el Burger King del amor, cuando puedes y tienes el valor de entrar por la alfombra roja en mi restaurante. Te garantizo buffet libre de amor sano, equilibrado, picante y exquisito. No tendrás hambre, ni sed. Quiero ser tu Chef, y quiero cocinar a fuego lento este amor contigo. Sé lo que quieres, sé lo que te gusta. Sólo déjate sorprender.

Burger King no es bueno para ti. Has notado cómo duele seguir tragando comida basura. Y sabes que los ingredientes que tienen en esa cocina, son los que son. No cambiará nada. Los carbohidratos, saturados de problemas, coagularán tu sangre. Y yo, necesito que esa sangre riegue tu corazón, que dediques el día de mañana tus latidos para mí. Necesito que tu sangre llegue a tu cabeza, para que pienses en mí el día de mañana. Y, esperando a que te des cuenta de todo esto, yo seré el mismo estúpido de siempre... Cambiaré mi elegante gorro de Chef por un traje de médico para reanimar tu corazón; o para hacerte una transfusión de sangre... Sí, seré un un estúpido Doctor de guardia dispuesto a curarte las heridas, a la hora que sea.

Y cuando te recuperes, encenderemos los fuegos de la cocina. Cocinaré besos, caricias, abrazos, sonrisas, felicidad... Y cenaremos en platos de sinceridad, estabilidad, fidelidad y futuro.

Por ti, y por mí. Nos lo merecemos.

4 comentarios:

  1. Suena también a que de postre, tiraréis los cubiertos y apartaréis la mantelería de un tirón y haréis el amor sobre la mesa de forma animal.

    Enjoy your meal.

    ResponderEliminar
  2. Cada vez me dejas aun más impresionado, más atónito y más sentimental.
    Estas palabras, tus metáforas y forma de espresarte, tienen un sentido tan profundo, que sinceramente, me toca lo bastante profundo en la fibra sensible como para decir ante cualquier persona que lea esto, que TE ADMIRO ÁNGEL.

    Seré anónimo, pero soy quien sabe que te molesta el hecho de serlo.

    ResponderEliminar
  3. Estoy esperando el audio de esta entrada...

    ResponderEliminar
  4. ¡Una mesa para dos, camarero!

    Y haga el favor de decirle al chef que venga a verme. Hoy seré yo quien le haga la cena.

    ResponderEliminar