viernes, 17 de diciembre de 2010

De 0 a 150

Hace algún tiempo, por circunstancias de la vida, un amigo mío me dio una vuelta por una ciudad que no fue Málaga en un flamante, lujoso y potentísimo Audi R8. Un deportivo de clase alta al alcance de pocas personas. Demostrándome lo que es capaz de hacer el coche, en los alrededores de la pista de un aeropuerto, consiguió pasar de 0 km/h. a 150 km/h. en menos de 8 segundos. La descarga de adrenalina fue impresionante.

Hay personas que creen que la vida, y particularmente el amor, funcionan así. 

Hace unos meses, un conocido y su ya ex decidieron acabar una relación de varios años. El blog de este conocido, lo inundó de escritos varios relacionados con "Qué dolor tengo en el corazón, qué amargura, qué vida tan triste". Esto es como cuando en la playa, sales del agua y te rebozas como una croqueta en la arena, pues igual: rebozado en la tristeza, erre que erre.

Los escritos se intercalan día sí, día no, con la idea de: "Quiero comenzar una nueva etapa". A mí me encanta la gente que, porque sea día 1 en el calendario o cambiemos de año, sea el punto de partida casual de "cambios prometedores". Oiga, no: los cambios son posibles cuando cierras completamente y de forma definitiva capítulos del pasado. Ni un día más, ni un día menos.

Pero lo mejor, viene ahora. Sólo dos días después del último escrito melancólico-depresivo, el conocido conoce a otra persona, ¡y ya se dicen "te quiero"! Como el Audi R8: de 0 a 150, en nada de tiempo.

Esto sólo pueden ser dos cosas: 

  • Que crea que "Un clavo saca a otro clavo". Nunca funciona. Es como construir una casa en un terreno de barro, siendo el barro la inestabilidad sentimental que arrastra del pasado, y siendo la casa lo que quiere edificar en un terreno poco propicio.
  • Que sea un entretenimiento. Lo cual, pobre chico (el conocido no, el otro).
  • Por despecho. Publicar "Qué bien estoy!" para intentar dar celos al ex, cuando el ex ya está en otros asuntos y le importa esto más bien nada.

Cabe destacar que no es mi intención criticar a una persona, sino la actitud. Tomo como ejemplo un caso real para hacer reflexionar a los demás sobre esta actitud. Por si las dudas (que de todo habrá), no me gusta este chico, ni por asomo.

Señores, lo que rápido empieza, rápido acaba. Y, por cierto: las mejores comidas siempre se cocinan a fuego lento.

El Audi R8 es una máquina, compuesta de piezas mecánicas, que puede acelerar 0 a 150 km/h. La diferencia entre el coche y nosotros es que el Audi ni siente, ni padece. 

Conducid con responsabilidad, y disfrutad del paisaje. Sin prisa.

Sed buenos!

2 comentarios:

  1. ¡Que tu condición no te convierta en héroe! (para aquellos que presumen de ser gays)

    Una pareja triunfa por su complicidad, intimidad y respeto. Cuando uno de estos tres falla, problemas.

    Ese chico que pones de ejemplo, es un símil a aquellos que cuentan (o embuten) su vida a través de las redes sociales. ¿Cómo es posible que una persona con 3 mil fotos de fiestas dé la tabarra de que se siente solo?

    Hay personas que con el paso de los años, crecen. Otras, siguen estancadas en los 14 años. Personalmente, veo muy triste tener que contar tu vida íntima en los nicks del msn o blogs, reconociendo que yo también lo he hecho y sé cómo se siente de frustrada una persona para tener que actuar así. La dependencia emocional es, junto con la depresión, la enfermedad del siglo XXI.

    Una persona sana es aquella capaz de amar y trabajar. Qué grandes palabras de Freud.

    PD: cuando nuestra vida depende de las demás personas, mala marcha.

    ResponderEliminar
  2. No tiene nada que ver con lo que aquí dices, pero como lo mencionas, pues hale. Tengo ganas de contarte sobre mi.

    Dices que no te crees que un clavo saque a otro clavo. Estoy de acuerdo, pero no del todo.

    Ya te he contado mi situación. Tanto tiempo (años) de querer a alguien sin ser correspondido. Tantos años de ver a alguien todos los días. Ver cómo es, cómo me hace reír, sus ojos, sus manos, su mirada, su manera de hablar y cómo me hace sentir. Creo que aprecio todo lo que es y, dios mío. Qué lista tan larga.

    Por unas cosas o por otras, no he tenido oportunidades en el amor. Nunca he vivido cómo es tenerlo como dios manda. He querido a unas cuantas personas pero nadie lo ha sentido por mi.

    Hace poco que lo empecé a buscar. De momento, no ha habido suerte, pero sí te sé decir que la posibilidad de que lo haya me ilusiona tanto que estoy seguro de que, si lo consiguiese, me haría cambiar la forma de ver lo que no es posible. Me pasa con las amistades, cuando veo que no me convienen mi chip cambia y ya no siento lo mismo por quien sea. ¿Me pasará lo mismo con él?

    "Un clavo saca a otro clavo", depende de la situación. En mi caso, no sólo el hecho de que lo que encuentre sea mejor es lo que me hace pensarlo. Quizá, si algún día lo consigo, sienta algo completamente nuevo y todo lo demás me dé lo mismo. Con las personas que has querido... ¿sentías lo mismo por ellos antes de estar con ellos que mientras? No conozco cómo es que me quieran, pero yo cada vez quiero más a quien me quiere.

    Y no sabes qué ganas tengo de que aparezca mi clavo.

    Esperando no haber dicho muchas gilipolleces, termino aquí. A ver qué más me encuentro.

    ResponderEliminar