domingo, 23 de enero de 2011

Consejo número...

Cada uno de nosotros tenemos nombre y apellidos. Etiquetas indelebles, un código de barra único para la vida y el resto de personas que formamos parte de este planeta.

Con nuestra identidad, nos relacionamos con distintas personas. Conocidos, amigos, pareja... Distintos grados de estar (o querer estar) con alguien, que comprometen necesariamente un intercambio de palabras y actuaciones. La voluntariedad de decir o hacer algo con alguien. Todo son elecciones, y las elecciones son compromisos o, tal vez, firmas de lo que realmente quieres decir o hacer en tu nombre.

Es importante ser consecuente. La personalidad y conducta de cada persona es lo que hace tu esencia, lo que da significado a tu nombre.

Sé que es un poco abstracto lo que he dicho hasta ahora, pero mi consejo es: actúa en la vida de forma que, si tu nombre y apellidos fuesen conocidos, nadie pueda tacharlos por ningún motivo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario