viernes, 4 de febrero de 2011

Pica lo que no está escrito

Si es que en el fondo soy un teenager, un eterno adolescente de corazón... Y, por consiguiente, tengo enfermedades propias de esa edad, como la varicela.

Me gustaría resaltar y hacer pública la nefasta experiencia que he tenido con las Urgencias del Hospital de Vélez-Málaga. Aprovechando que me encontraba cerca del centro hospitalario porque había ido a cenar a casa de un amiga, me acerqué y el diagnóstico fue, sin más, acné. ¡Oh, sí! Un acné repentino con presencia en cara, cuero cabelludo, pecho y espalda, en menos de 36 horas.

No contento con el diagnóstico, me fui al Clínico de Málaga. Ahí sí que me atendió una especialista (dermatóloga, y no médico de guardia común), y determinó que es varicela. Aunque desde la ignorancia médica, me pregunto cómo pueden diagnosticar si es varicela o es una intoxicación producida por la ingesta de algún alimento en mal estado, sin hacer análisis ni pruebas concretas.

En fin, menos mal que he acudido a tiempo y afortunadamente es muy, muy poquito lo que tengo (contabilizo unos 10-12 granitos en la cara), pero pica como su puta madre y, encima, no puedes rascarte. Ya estoy en tratamiento y en una semana estaré bien.

Y yo que he presumido (conmigo mismo) de no haber tenido jamás ningún problema de acné, ni de nada... Ay, Señor, llévame pronto... Mi cuerpo pide tierra.

Al resto: vacunaos. Vale 70 € la inyección, se adquiere en Farmacias (o eso he leído, a posteriori de todo ésto) y merece la pena.

Sed bueeenos!

No hay comentarios:

Publicar un comentario