miércoles, 30 de marzo de 2011

¿Somos más felices ahora que antes?

Disertación acerca de la felicidad y la comunicación interpersonal.

El audio empieza después de la publi. Si no puedes acceder desde el reproductor, clic aquí para oírlo directamente en la web.

Duración: 3 minuto 30 segundos. | Voz y autor: Ángel Vicente.

3 comentarios:

  1. ¡Hola Ángel!

    Esta entrada me ha gustado especialmente. Estoy de acuerdo lo que dices, da gusto saber que uno no es el único que piensa así sobre estas cosas.

    Y como siempre, con unas formas y una voz inmejorables.

    Enhorabuena, de verdad :D

    ResponderEliminar
  2. La saturación de información a la que estamos sometidos es tal que poco a poco, sin darnos cuenta, nos vamos volviendo locos. Una persona necesita tiempo para aburrirse, pensar en nada, tocarse los cojones (el coño versión femenina), bostezar... Necesitamos echar de menos lo que tenemos para darnos cuenta de su valía.

    Qué bonito es echar de menos una persona en su ausencia, sabiendo que vas a volver a verla.

    Qué bonito es hacer las cosas despacio y bien, que con prisas y mal hechas.

    Qué necesario es para la persona privarnos de cierta información que no interesa ni nos aporta nada, al igual que los chismorreos y cotilleos ajenos. Nos restan horas de sueño y actividades placenteras.

    Qué bonito es leer, aprender para luego poder enseñar.

    Estos días que ando jodido de salud, me he dado cuenta quién realmente me alegra el día y se acuerda de mí. Salvo 3 personas, el resto no saben utilizar internet. Y son felices.

    ResponderEliminar
  3. Bueno, ya sabes que estoy totalmente de acuerdo contigo.

    Lo de los chicos de la blackberry, son la misma clase de personas que cuando fue el ''boom'' de los sms se dedicaban a atentar contra el castellano, es decir, unos ignorantes y unos incultos, que a lo maximo que aspiran será a ir de botellón los sábados y subir las fotos al tuenti o facebook, y como tu has dicho sentir esa pseudofelicidad, a la vez que se pudren por dentro, tanto fisica como intelectualmente.

    Lo mas gracioso es que luego te ven con un libro y te llaman raro e incluso se atreven a preguntar si lo estas leyendo por obligación.

    Otro caso que me ha impactado mucho, un cría de 12 años, que sube videos a youtube de como maquillarse, qué champús usa para su cabello, y un largo etc de chorradas varias no propias de una cría de su edad que debería de estar jugando a las canicas y aprendiendo a leer y a escribir. (luego nos quejamos de lo mal que esta el país)

    Bueno para concluir este (pequeño xD) comentario, además de saturación de información, hay un filtro que no vemos, nos están colando una censura tan sibilina, que sólo nos dedicamos a asentir como borregos, el día en que el mundo se pare y nos dediquemos a mirar detenidamente lo que nos están metiendo a presión por los ojos, cambiarán muchas cosas, tal vez sea una utopía pero nunca se pierde la esperanza, yo por lo pronto seguiré leyendo, aunque me digan raro.


    Un saludo. :D

    ResponderEliminar