viernes, 29 de abril de 2011

Amistad, y amistad en pareja

La gente debería reajustar el concepto que se tiene de la amistad, en la mayoría de veces equivocado. Las relaciones personales mejorarían si se clasificaran correctamente en estos tres estamentos: amigos, conocidos y saludados.

Por gracioso que parezca, "Los Sims 3" ilustran a la perfección cómo funcionan las relaciones entre personas, ya no en el juego, sino en la vida real. Para quien no haya jugado nunca, os explico brevemente su funcionamiento.

Cuando te presentan a alguien, saludas y entablas una conversación absurda de cualquier tipo. Ese es un saludado. Conforme hablas y tienes interacción con la persona o Sim, vas ganando puntos de confianza. El roce hace el cariño, ¿no? Ese trato habitual hace escalar un peldaño en la relación, llegando a conquistar el estatus de conocido. Si las piezas encajan, y el trato más o menos continuado sigue, llega a ser amigo. De ahí puede catapultar a mejor amigo, e incluso pareja.

En las relaciones, hay dos niveles que indican la fortaleza de la relación de amistad. El primer nivel indica la fortaleza a corto plazo, y el segundo, a largo plazo. Ambos niveles se mantienen fácilmente con un mínimo trato. La amistad son dos o tres flores que hay que regar de vez en cuando. Si el trato deja de existir, los niveles se desploman progresivamente, y recorren el camino inverso al conquistado, es decir, de amigo > conocido > saludado, e incluso olvidado.

Hay personas que han mantenido una fuerte relación de sana y fructífera amistad durante años hasta que encuentran pareja. Cuando eso ocurre, algunos deciden clausurar de forma unilateral y sin explicación alguna el contrato de amistad, que en un principio se creía de carácter indefinido. Es un error a todas luces, y no voy a gastar tiempo en explicar unas razones que creo tan obvias como sabidas de antemano. El error se convierte en mayúsculo cuando, finiquitado el amor, quieren volver a recuperar la amistad que dejaron de lado.

He tenido cinco relaciones, tan intensas como felices (y algunas, de larga duración). Nunca he vinculado la intensidad de sentimientos con una persona con quitar el tiempo que dedicaba a mis amigos. Un mes tiene 744 horas, y me parece un insulto en toda regla decir que no se tiene tiempo para tomar un café de 15 minutos, una llamada de 5, un SMS de 1, o un saludo de 2 segundos.

Estoy muy orgulloso de lo que acabo de escribir. Y aún más, de que tú lo leas.

2 comentarios:

  1. Muy buena entrada sí señor.
    Eso pasa muchas veces, alguien es amiguísimo/a, y cuando se empareja adiós muy buenas, luego tienen problemas y te cuentan sus males de amor, se reconcilician y vuelven a lo mismo, una vez se acaba... quieren recuperar "el tiempo perdido", una pena.

    Los sims3 te han servido para hablar de la amistad, pero si nos centramos en el juego ¡hay que ver lo que hay que trabajarse al prójimo para casarse! jajaj.

    Un saludo en simlish.

    ResponderEliminar
  2. ¡Totalmente de acuerdo, Carolina!

    Sí, recuperar "el tiempo perdido" o la frase ya trillada de "Podemos volver a retomar el contacto, como si nada hubiera pasado". Más morro, imposible.

    Sobre los Sims 3, es verdad. Primero hay que ir trabajando la amistad, fortalecerla con simpatía, bromas y buenas charlas... Y luego, ascender en el camino del amor con muchos polvos!! xDD Anda que no se quedaban satisfechos los Sims, haciendo aumentar el grado de compenetración :P

    Un saludo Carolina!!

    ResponderEliminar