domingo, 26 de junio de 2011

Sobre el Orgullo Gay

Ayer se celebró en Sevilla el 'Orgullo del Sur', y la semana que viene, tendrá lugar el 'Orgullo Gay' de Madrid. Tal y como prometí hace unas semanas, redacto y comparto mi opinión sobre este asunto. Una opinión crítica pero con una sólida base argumental.

En primer lugar, y para evitar así una primera lectura distorsionada de lo que a continuación quiero expresar, dos consideraciones a tener en cuenta.

  • Soy homosexual. Sin problema alguno. Estoy 'fuera del armario', he tenido varias relaciones a mis 23 años de edad y hago vida normal, como cualquier hijo de vecino. Por tanto, queda desterrada cualquier mínima sospecha de que pueda ser homófobo a raíz de mi posición respecto al 'Orgullo Gay'. Es sencillamente imposible, contradictorio.
  • Hace tiempo, y durante dos años, fui parte organizativa de un 'Orgullo' que se celebró en mi ciudad, atendiendo parte de mi responsabilidad inalienable como co-responsable de una ONG LGTB. Es decir, conozco el interior y la gestión que se hace de un 'Orgullo Gay', y sé de lo que hablo.

Dicho lo cual, procedo.

Sobre la palabra "Orgullo".

  • En primer lugar... ¿ORGULLO de qué? No me siento ni más ni menos orgulloso por ser gay, en tanto que un heterosexual tampoco se siente orgulloso por tener esa orientación sexual, tan respetable como la mía.
  • En segundo lugar, si existe un día para el "Orgullo LGTB", defiendo que exista el día del "Orgullo heterosexual". Entiendo que, si no existe un día para los heteros, están excluídos los heterosexuales por su condición sexual, ¿verdad?

Sobre la fiesta.

El "Orgullo" ha dejado de ser desde hace mucho una "marcha reivindicativa" para convertirse en un carnaval mal hecho. Una caravana de marketing y publicidad de "productos gay" donde se vende una imagen de la homosexualidad estereotipada e incorrecta.

Se quiere vender que el gay guay es el que es joven, guapo y con cuerpo de escándalo. Evidentemente está soltero o mantiene una relación abierta, viste a la última moda y sólo visita discotecas de ambiente (sólo de ambiente) del momento. Esa es otra: que existan las discotecas de ambiente promueven los guetos, la autoexclusión. No deben existir "Zonas reservadas", o "Zonas permisibles" atendiendo razones de orientación sexual, de la misma forma que rechazo aquellos lugares donde se practique un veto a personas por este mismo motivo.

En la imagen del Orgullo, quedan fuera los chicos normalitos, la gente mayor, los que no votan al PSOE, los que no les gusta ir de fiesta, los que necesitan madrugar al día siguiente y no quieren que les den por culo con la música toda la noche. Los que no necesitan demostrar a todo el mundo que son homosexuales y que molan por ello y los que no se hacen la víctima gay a todas horas.

Hay gente que dice: "Cada uno es libre de hacer lo que quiera, de ir al Orgullo y de vestirse allí como quiera". Estoy de absolutamente de acuerdo, pero tiene un gravísimo error aquel que confunda 'libertad' con la imagen o propósito que queremos dar o explicar a la sociedad. Me explico:

Yo tengo la libertad individual de bajar a la calle en pijama, con pantuflas de peluche y, en la cabeza, el gorrito clásico de dormir que tiene un pompóm al final. Libertad absoluta de ir así por toda Málaga el tiempo que me dé la gana. Ahora bien, ¿qué imagen doy?

Esa es la reflexión. Detrás del 'Orgullo gay' está la FELGTB como parte organizativa (FELGTB: conglomerado de ONGs LGTB de España). Por un lado, durante 364, piden a la sociedad que, "aunque" seamos gays, nos vean como las personas normales que somos. Sin embargo, en el 'Orgullo Gay', donde TODAS las cámaras nos miran, nos convertimos en algo que no somos ni hemos sido durante el resto del año. ¿Por qué?

No me extraña que existan padres que rechacen en un primer momento a sus hijos homosexuales, si el día que supuestamente la FELTB reivindica la normalidad y la aceptación por este respecto, está cargado de locura, pluma, fiesta y purpurina.

No es el camino. Las reivindicaciones, si son serias, no deben pasar por un ambiente de júbilo. Si queremos educar a la sociedad, que aún margina en muchos casos a personas por su orientación sexual, no son formas. Un concierto y una caravana de carrozas no aportan nada en materia de derechos ni reivindicativas.

El 'Orgullo' ha muerto de fama. Le ha pasado exactamente lo mismo que a la Semana Santa: se hace única y exclusivamente por un fin económico. El 'Orgullo' es la fiesta del año que más dinero genera en Madrid. Riega de dinero a comercios (hostelería), Ayuntamiento y Gobierno (impuestos, IVA), y por supuesto, a la propia organización (las marcas patrocinadoras de este evento pagan por emplazar su logotipo en distintos lugares; las caravanas, también).

Así que, parece dar igual sacrificar la imagen del colectivo homosexual, si al final los bolsillos se llenan gracias a una actividad que la inmensa mayoría de homosexuales rechazamos, tanto en el fondo como en las formas.

10 comentarios:

  1. Totalmente de acuerdo chico, no doy soporte a este tipo de eventos porque prácticamente se les ve a la legua que es puro negocio: tanto para hoteles como para discotecas como para lo que haga falta.

    Reivindicar se reivindica todos los dias, cuando alguien te mire con una cara extraña, y no una vez al año.

    Además, pregúntales a cualquiera de los de la cabalgata y en general no sabrán decirte porqué se celebra...

    ResponderEliminar
  2. “No hagas de tu condición un héroe”. Qué grandes palabras de una persona desconocida. Y sí, una persona nunca será admirada por su condición sexual, sino por un comportamiento donde predomine la honradez, honestidad... una persona trabajadora, luchadora.

    No es vergüenza ajena, tampoco lástima. No soy nadie para criticar, menos juzgar, aunque lo hayan hecho conmigo. Sólo he pedido en esta vida ser libre, feliz. Lo poco que tengo lo he conseguido fruto de mi esfuerzo y trabajo. Una adquisición de valores personales inculcados por mis padres.

    Dicen que pertenezco a la vieja escuela. Desde siempre, consideré más importante un abrazo que un pollazo. “Ma mare em va dir de xicotet que no anés en putetes”, dijo otro desconocido. Recuerdo mi adolescencia, mareada por una búsqueda infinita de muestras de cariño por alguien del mismo sexo. Fui engañado, herido, apaleado, cualquier adjetivo es poco para expresar cuánto traumática fue aquella etapa. Hasta que un día, desperté. Las etiquetas, para la ropa. Las condiciones, para los contratos laborales. Llegó la hora de luchar por mí mismo, hacer mi camino, hasta que sin ser buscada, apareciese esa persona. Me formé profesionalmente, trabajé, y continué formándome mientras trabajaba. Opté por dejar de lado discotecas y webs de contactos.

    Mi rumbo cambió un día, de golpe, que decidí dar un giro de 360º a mi trayectoria profesional. Con 23 años recién cumplidos, logré obtener el permiso D + BTP, lloviéndome ofertas de trabajo al día siguiente. Hasta la fecha, sigo trabajando como un cabrón en la misma empresa con un contrato y condiciones laborales envidiables. He tenido que luchar contra situaciones de mobbing (y de bullying cuando pequeño), aprender a enfrentarme con los superiores, con los compañeros, así como disfrutar de aquellas buenas personas que se cruzan por tu camino, y esquivar quien intenta hacerte daño. El tiempo libre, bastante escaso, lo dedico a perderme con la bici, estar con mi pareja o devorar libros. Tengo un vicio: madrugar. Tengo un sueño: estudiar psicología. Tengo muchos defectos. Tengo una manía: ahorrar. Tengo una obsesión: el inglés. No tengo lo que no me hace falta.

    Lo siento, no celebro que me gusten los chicos.

    ResponderEliminar
  3. Prefiero que los gays hagamos acampadas y cosas estilo 15-M que no ese mariconeo, que no consigue un mínimo de seriedad. Lo único reivindicativo de ahí será el manifiesto que se lea, todo lo demás es una farsa y una fiesta más de cuatro gays que sólo son activistas ese día, exceptuando los organizadores de asociaciones y otros colectivos LGTB+I+H que colaboran y montan otro tipo de eventos en los que yo he comprobado que valen más la pena que montarse en una carroza y ser el hazmerreír de ciertos sectores de España, además de mi vergüenza ajena a esta fiesta que no es más que un mariconeo, que no quieren ver que es hora de meter miedo, y no precisamente con un pene como se creen algunos heteros homófobos que siempre sueltan ese "miedo a gays". El miedo le toca ahora a la derecha....

    ResponderEliminar
  4. Olé tio! exactamente lo que pienso y muy bien escrito!

    ResponderEliminar
  5. Solo una opinión, una fiesta del orgullo Gay hace mas daño a todos/as los que han elegido o sientes esta forma de sexualidad que todos los prejuicios, ya que a estos se les vence con razón y juicio, pero una imagen de un tio medio en pelotas (o tía)embadurnado de aceite, cubierto de purpurina y reinvindicando su derecho a parecer imb.cil, por que ahi no te enorgulleces de tu condición sexual no seamos hipocritas, hay te enorgulleces de ser tonto, o piensas que unos padres veran con buenos ojos a sus hijos si estos se sinceran y dicen su condicion sexual, si lo primero que piensan estos al saberlo es "OSTIAS mi hijo me ha salido loca", toma ayuda a salir del armario

    ResponderEliminar
  6. Desde mi simple visión hetero siempre me ha parecido bastante sospechosa la repetida apostura de "homosexual que no le representa el movimiento gay". Siempre me ha dado la impresión que detrás hay intereses espurios, al fin y al cabo por una simple cuestión estética me parece aberrante que se ponga bajo sospecha el espíritu de Stonewall. Me causa la misma impresión cuando se esparce el término "perroflauta" a diestro y siniestro.

    ResponderEliminar
  7. Estimado autor del artículo:

    "Una opinión crítica pero con una sólida base argumental."

    Voy a ponerlo en duda.

    Sobre la palabra "orgullo" y por qué se celebra y por qué no se celebra un "orgullo heterosexual" creo que no has entendido nada.

    De verdad.

    ---

    [La inmensa mayoría de homosexuales rechazamos el Orgullo, tanto en el fondo como en las formas.] No es verdad y si todos lo argumentan como tú, en algo nos hemos equivocado.

    ---
    Como bien sabes, siendo homosexual, en esta sociedad existe el heterocentrismo, que quiere decir que se te considera heterosexual hasta que no hagas saber lo contrario. No soy heterosexual, sino gay, lesbiana, transexual, bisexual, etc.

    Es decir, frente a una vida heterosexual que en términos generales se puede clasificar como:

    - nacimiento - adolescencia - noviazgo - pareja - (descendencia) - muerte

    la vida de un homosexual es algo parecido a esto:

    - nacimiento - adolescencia - revelación de la homosexualidad (hacia ti y hacia los demás)- noviazgo - pareja - (descendencia) - muerte

    pudiéndose repetir en ambos casos los noviazgos varias veces y no alcanzar una pareja estable.

    Y esta revelación de la homosexualidad no es una cuestión baladí.

    ---

    El "Orgullo" es lo contrario a la "Vergüenza".

    La vergüenza de tener que ocultarse o la vergüenza de sufrir insultos o la vergüenza de no poder elegir con quién te relacionas. La vergüenza de todavía existan países en los que está prohibida la homosexualidad. Añade si quieres más vergüenzas.

    ¿Los heterosexuales sufren ese tipo de vergüenzas? No, ¿verdad? Pues por eso no se celebra el Orgullo Heterosexual.

    Y estar orgulloso de ser homosexual significa estar satisfecho con tu orientación sexual contra el modelo heterocentrista.

    Y no te tienen que admirar por eso, sino que te tienen que respetar.

    Y fíjate que esto ya tiene un tinte reivindicativo.

    Creo que ha quedado claro y, si no, puedes consultar algún manual sobre "Gender Studies", que en América nos llevan unos 40 años de ventaja en el estudio de la homosexualidad. (“Heterocentrismo” en inglés es “heterocentricity”). (Continúa...)

    ResponderEliminar
  8. (continuación...)

    [El "Orgullo" ha dejado de ser desde hace mucho una "marcha reivindicativa" para convertirse en un carnaval mal hecho.]

    Hijo mío (aunque tengo tu misma edad):

    ¿Sabes qué fue Stonewall? ¿Y sabes quién estaba en Stonewall Inn cuando los homosexuales se rebelaron contra los policías?

    Sí. Justamente. Los transexuales, los chaperos y los maricas con pluma. Lo más repudiado del colectivo gay.

    Es decir, que la primera acción reivindicativa LGTB fue un completo carnaval, mientras que los que preferían ocultarse llevando una doble vida no se metieron en jaleos.

    ---

    [¿Qué imagen doy?]

    Si algo tiene de muy positivo el Orgullo son las formas.

    Porque la gente pide respeto no según las formas de una sociedad homófoba, sino justamente al contrario, mostrándose festivo.

    Y esto es algo muy inteligente.

    En EEUU se han celebrado manifestaciones con gente de traje y corbata, para transmitir esa seriedad y no han cuajado. La sociedad, que es heterocentrista, repito, que hasta ahora ha impuesto su modelo, no tiene por qué decidir cómo has de ir a manifestarte.

    “El sí, pero que no sepan de lo tuyo”. Te aceptamos, pero solo si no lo cuentas. Eres igual, pero sólo si sigues mis normas.

    Eso es lo que ha dado lugar a leyes como “Don’t ask, don’t tell” (Nosotros no preguntamos, tú no lo dices) en EEUU. Los militares tienen prohibido discriminar a los LGTB que estén en el armario, i.e., que son, por norma considerados heterosexuales, y, sin embargo, no permiten que LGTB fuera del armario sean admitidos en el servicio militar.

    ---

    [No es el camino. Las reivindicaciones, si son serias, no deben pasar por un ambiente de júbilo.]

    Error.

    “Nuestra relación no va a ninguna parte.” Una metáfora en la que el amor, un concepto abstracto, se toma como un viaje, los amantes son los viajeros, y se subrayan los problemas que existen en esa relación.

    Igual que una metáfora permite conceptualizar la realidad fácilmente, aproximarnos al concepto abstracto, difícil de explicar, la gente se acerca más a una idea política en un ambiente festivo y de júbilo, especialmente en España en que cualquier manifestación se toma con recelo como si mostrar desacuerdo supusiera de hecho empezar una Guerra Civil, o como si la gente que se manifiesta fuera de una categoría inferior.

    Fíjate en el caso del 15-M que algunos medios simplemente los (nos) llaman “perroflautas” y no discuten sobre el fondo de la cuestión, que son las ideas. Este es un buen contraejemplo.

    Quien se quiera quedar con la imagen y no cambiar su idea, se va a quedar con la imagen.
    Y ya vayas vestido de traje y corbata, que de Aristóteles resucitado porque LO QUE MOLESTA ES LA IDEA, no la estética.

    ¿Y si juntamos a todos los que, en su labor evangelizadora, afirman que están de acuerdo con las ideas pero les parece que se da una imagen muy sesgada del homosexual? Me atrevo a afirmar que el 100 % de la población heterosexual que lo afirma, simplemente no acepta la visibilidad de la homosexualidad.

    ¿De verdad a alguien le importa sólo la estética o es que hay un gran prejuicio de fondo?

    Vayamos al fondo, caballero, ¡al fondo! Y si mientras vamos al fondo nos divertimos…

    ResponderEliminar
  9. Agradezco el tiempo dedicado a tu opinión y, aun siendo una opinión contraria en un blog privado con un derecho admisión reservado que no he aplicado (podría hacerlo), he dado salida a tu mensaje... por una razón: demostrar cuán equivocado estás. Te contestaré en el próximo post, que por razones de tiempo no podrá ser hoy.

    ResponderEliminar
  10. Estimado Angel:

    Gracias por tu mensaje y además me parece genial que quieras demostrar mi equivocación. Espero que me concedas un turno de réplica.

    Un saludo.

    ResponderEliminar