viernes, 24 de junio de 2011

Suena ridículo a estas alturas de la película, pero... ¡En unos días tendré tarjeta de crédito! Una VISA.

Por fin abrazo el siglo XXI.

1 comentario:

  1. No tener tarjeta de crédito queda lejos de ser razón de burla. Lo importante es tener qué y en qué gastar. Un anciano dijo "Si ganas 5, gasta 1 y ahorra 4, pues nunca sabes cuándo te hará falta". Sabias palabras, pues viendo el panorama actual que azota el país más de uno no estaría llorando.

    Soy partidario de pagar todo al contado. De hecho, las pocas compras que hago a través de internet son pagadas con la VISA de mi papá. El resto, metálico. Con 28 años no tengo tarjeta de crédito, ni intención a largo plazo. Los descuentos ofrecidos por el banco sí son ridículos, y la responsabilidad de gestionar bien dicha tarjeta es interesante. Al igual que mi muñeca está libre de reloj y mi tiempo libre no está atado a una wifi, mis ahorros (ganados rompiéndome los cuernos en la carretera) no juegan a romper la piña con un bate. Todo sea dicho, no me falta de nada pero no tengo lo que no necesito.

    Tras una reflexión un tanto retorcida, bienvenido al siglo XXI!! (del que yo trato huir).

    ResponderEliminar