jueves, 9 de junio de 2011

Urende entra en preconcurso de acreedores

Justo lo que pronosticaba hace ya 3 semanas, gracias a fuentes de total solvencia, hoy se ha confirmado y expresado así a los medios de comunicación.

Urende (cadena de tiendas dedicadas a la venta de electrónica y electrodomésticos) entra en la fatal espiral del preconcurso de acreedores. ¿Y qué quiere decir todo esto?

Bien. Técnicamente no es una quiebra, pero sí es uno de los -pocos- posibles escenarios de una antesala de quiebra real. El "Preconcurso de acreedores" es el antepenúltimo peldaño al 'infierno'.

Preconcurso de acreedores > Concurso de acreedores > Quiebra

Urende se ha declarado a partir de hoy como una empresa es insolvente (es decir, las deudas le llegan hasta el cuello y no puede pagarlas). La empresa ha notificado al Juzgado de lo Mercantil esta situación de insolvencia, y procede a renegociar la deuda con sus acreedores. "Acreedor" es una persona física o jurídica (o sea, un humano o una empresa) que tiene facturas sin cobrar, y tiene el derecho a cobrarlas. Por ejemplo, si Fagor ha vendido 400 frigoríficos a Urende y esta no los ha pagado, Fagor es uno de los acreedores. Para renegociar la deuda, la empresa tiene un plazo máximo de cuatro meses para cerrar acuerdos de pago. Durante este tiempo, ninguna demanda de concurso necesario de acreedores puede ser admitida a trámite.

Es un balón de oxígeno de 4 meses, cargados de incertidumbre. Agotados los 4 meses, Urende llegará a un punto de inflexión vital, y la empresa sólo podría salvarse si en esos meses los acreedores deciden tener una dosis extra de paciencia para esperar, sencillamente, a que le paguen lo que justamente les pertenecen y es suyo (siguiendo el ejemplo anterior, Fagor espera y desespera por cobrar de una vez los 400 frigoríficos que vendió a Urende). Podría decirse incluso que el futuro de la empresa poco depende de Urende, y más de los acreedores. Es como si tengo contraída una hipoteca con mi banco y desde hace meses no tengo dinero para pagarla: que me echen de casa o no, dependerá de si el banco (acreedor) quiere tener más paciencia o no conmigo. Esto es igual.

Y pensar que hace sólo dos años, Urende quería comprar PC City España... Cómo cambian las cosas...

Mi total solidaridad y afecto a todos los empleados que están viviendo esta situación amarga (800 personas, que son 800 familias). Mirando por el lado positivo, estos 4 meses son de 'tensa' espera, pero son 4 meses más de sueldo (al menos, debería ser así y no lo contrario), en espera de que un milagro de buenas intenciones ocurra.

1 comentario:

  1. Esto se debe a los califas de cordaba, a la familia sanchez-ramade, por su malisima gestion de una empresa que era rentable, y tomar la direccion incompetentes como el hijito de oro, y su amiguetes, se les tiene que caer la cara de vergüenza.., pero claro ellos, no van a tener problemas como muchas familas en esta empresa los proximos meses, y la situacion de estres pscoligico que hemos sufrido toda la plantilla, animo a todos los compañeros.

    ResponderEliminar