domingo, 31 de julio de 2011

Estados Unidos, al borde del colapso

En mi anterior mensaje, os comenté que el día 2 de agosto podría ser el peor día de la crisis económica que estamos padeciendo, no sólo España (como cree Rajoy), sino el mundo entero.

Soy un absoluto defensor de la lectura didáctica. Escribir con tecnicismos es restringir absurdamente un texto a un público probablemente con un nivel cultural medio-alto, mientras el resto se queda a dos velas. Y el acceso a la información, al conocimiento, debe ser universal.

Dicho lo cual, trataré de explicar de la forma más breve y sencilla posible el gravísimo problema económico que Estados Unidos está soportando, y que a todos nos afecta.

1. ¿Por qué hablamos de Estados Unidos, y no de la crisis económica de... Holanda, por ejemplo?

Estados Unidos es la primera potencia económica del mundo. Es el país más poderoso, tanto política como económicamente. Por supuesto, a lo largo de la Historia, otros países han sido en su época la "primera potencia del mundo", como España; pero no es el caso actual. EE.UU. es el referente, y si quiebra, la lectura que el mundo se hace sería: "Si el país más poderoso ha quebrado, ¿qué no ocurrirá en otros de menor solvencia?"

2. ¿Qué problema hay ahora?

Que Estados Unidos no tiene dinero. Así de claro. Se ahoga en deudas, literalmente. El país tiene una deuda que quita el hipo: 14,29 billones de dólares. De billones con 'b'. Y quieren aumentar esa deuda porque a Obama no le llega para fin de mes.

3. ¿Deudas? Todos los países tienen deudas.

Es correcto. Todos hemos visto en la tele (en España) los anuncios de "Compra Letras del Tesoro". Letras del Tesoro no es ni más ni menos que una invitación a todos los ciudadanos y países a prestar dinero al Estado, y el mismo Estado nos lo devuelve en X años con intereses. Esto siempre ocurre cuando el Estado está mal de dinero y quiere obtener liquidez (más dinero).

Esta táctica suelen hacerla los países. Estados Unidos, también. Emitir deuda pública era un juego de niños para EE.UU., ya que un país de aparente solvencia es una garantía de que quien presta el dinero va a ver el dinero recibido de vuelta. Y en este caso, los chinos han comprado mucha deuda de EE.UU. ¡Son más majos!

4. Y si no hay dinero, ¿qué ocurre?

Estados Unidos ha llegado al límite. Legalmente, el país no puede endeudarse aún más de lo que está, porque ha tocado el techo establecido. La suma ya no es suma, sino resta. Valores negativos. Es decir, los ingresos (recaudación de impuestos) son MENORES de lo que hay que pagar mes a mes (gastos). Y actualmente, no hay dinero para pagar TODAS las facturas que un país debe hacer frente, que son entre otras: carreteras, sanidad, pensiones, funcionarios... y acreedores (personas y países que han comprado deuda de EE.UU. y quieren ver su dinero de vuelta).

5. ¿Y entonces?

Técnicamente, el día 2 de agosto EE.UU. entraría en lo que ellos llaman 'default', es decir, suspensión de pago. No hay que confundir 'suspensión de pago' con 'quiebra'. Son dos términos que aluden a una situación, por supuesto, gravísima y a veces se emplea mal.

  • 'Quiebra'. Se produce cuando ya nos hemos arruinado totalmente y no se puede pagar nada.
  • 'Suspensión de pago'. Es un poco menos grave, pero en la mayoría de casos es la antesala a la quiebra. Una suspensión es como si una familia atravesara una mala época y dijese: "Bueno, mañana que nos fíen el pan, y dile al carnicero que nos dé filete, que ya le pagaremos más adelante. Y además, nos apretamos el citurón, sacrificándonos al dejar de comprar algunas cosas. Es decir, recortamos gastos'. Esta es la situación en la que se encuentra Estados Unidos, la de dejar de pagar algunas cosillas (o reducir gastos drásticamente).

6. ¿Dejar de pagar... qué exactamente?

¡Ah! Misterio. Como os comenté, son muchas las facturas, y algunas hay que recortar o suprimir sí o sí: pensiones, funcionarios, gasto militar... O directamente, dejar de pagar a China (Estados Unidos debe 1 Billón a China, en concepto de deuda). Claro que si esto último ocurre, ¿quién va a volver a confiar en Estados Unidos para seguir adquiriendo deuda de este país? El impago a China sería lo peor. Ya lo dice el dicho: la confianza se tarda mucho en ganarla, y un segundo en perderla.

7. ¿No hay otra alternativa?

En realidad, sí. Hay otro camino: endeudarse aún más. Establecer por ley que el límite de endeudamento sea superior al que ya de por sí es, para emitir más deuda y así poder pagar facturas. Finalmente, parece que será esta la 'solución' inmediata para poder seguir teniendo dinero y que el día 2 no salen todas las alarmas. Sin embargo, es una solución que no calma la tensión, sino que la aumenta a medio-largo plazo. Endeudarse aún más es lo peor. Es como si tienes una hipoteca, y pides un préstamo para pagar las mensualidades. Y como sigue sin llegarte a fin de mes, pides préstamos para pagar el primer préstamo. Y luego otro, y después otro más... La pescadilla que se muerde la cola. De nuevo, ya lo dice el dicho: "Pan para hoy, hambre para mañana".

Veremos qué ocurre el día 2, porque todo lo que he explicado aún no está 100% decidido, ya que debe ser sometido a votación.

Y para terminar, os aconsejo que echéis un vistazo a este link para comprender, de forma gráfica, la ingente cantidad de dinero que debe Estados Unidos. No hay que leer nada, son sólo algunas imágenes que dan cuenta de la dimensión del problema.

En resumen: que vamos muy mal, queda crisis para rato, y endeudarse aún más no soluciona los problemas, sencillamente los aplaza. Esa gigantesca deuda hay que pagarla sí o sí; el problema es averiguar cómo y a costa de quién.

No hay comentarios:

Publicar un comentario