lunes, 26 de septiembre de 2011

Amor y desamor: la vida tras la ruptura de una pareja

¡Se habla tanto del amor...! Y tan poco del desamor... Según los resultados de búsqueda de Google, existen 762 millones de páginas que contienen el término 'amor' y, en cambio, sólo 2 millones de páginas versan sobre el desamor. Curioso, ¿no?

El desamor es un sentimiento que me merece la misma importancia y el mismo respeto que el amor. Si la relación ha marcado, el desamor también marca. Cuanto más alto hayas llegado, la caída siempre tendrá la misma proporción.

Me animo a teorizar acerca del desamor tras ver cómo un gaditano vive y comparte en su blog cómo pasa por este estado amargo pero, por supuesto, temporal. También, a lo largo del tiempo, bastante personas me han pedido consejo sobre qué hacer en estos casos y han prestado cierta atención a mis consejos o, tal vez, punto de vista. Por último, me animo a escribir basándome en mi experiencia: 5 relaciones formales hasta los 21 años.

¿Por qué duele tanto? 

Hay personas que no llegan a preguntarse esto y es bueno cuestionarlo. Detrás de ese sentimiento se esconde la educación que todos hemos recibido y, a su vez, la sociedad en la que vivimos. Desde muy pequeñitos, hemos sido educados en una sola dirección: el ascenso, la prosperidad, caminar siempre hacia adelante, perseguir el éxito sin parar. Sin embargo, caer está prohibido. Nos han educado para el éxito, pero no está contemplada la posibilidad del fracaso: fracasar nunca ha sido una opción. Y en base a esto, el desamor nos duele porque
  1. La caída, en sí misma, duele.
  2. La desorientación, aturde y provoca ansiedad. Al no haber sido educados en la caída, tampoco sabemos previamente cómo levantarnos.
¿Qué hacer tras una ruptura?

Soy consciente de que no soy el oráculo, pero de las 5 relaciones que he tenido, siempre se aprende.

En primer lugar, las relaciones sentimentales que han terminado hay que ubicarlas en el lugar correspondiente: el PASADO. Es importante colocar el punto y seguido. Seguir pensando en lo que fue y no pudo ser obstaculiza el presente y el futuro. Re-recordar, revivir y estar anclados en el pasado, es una carga emocional demasiado pesada, sufrida y difícil de llevar.

No quiere decir que haya que olvidar o renegar del pasado, entre otras razones porque tener recuerdos buenos es sinónimo de que esa relación, ese tramo de vida, ha merecido la pena. Pero hacer un ejercicio constante y repetitivo de esos recuerdos es, en la etapa del desamor, energía gastada en vano.

El desamor es una herida abierta aún por cicatrizar. ¿Duele? Muchísimo. Si tenemos una herida en el brazo, el mejor consejo es no tocarse, ni rascar por mucho que pique. El desamor, igual. No hay que martirizarse gratuitamente, aunque tampoco es buena la represión. El tiempo cicatriza todas las heridas. "Al tiempo le pido tiempo, que el tiempo, tiempo me dará".

Ese fue el consejo que el que le di al chico gaditano que he puesto como ejemplo y parece que lo tomó con atención y agrado. Sin embargo, olvidé decirle que si tiene el impulso natural de desahogarse, lo haga, ya que reprimir o aguantar sentimientos tan fuertes tampoco es sano. ¡Y qué mejor que liberar esa tensión con la escritura, como es el caso!

Hay un consejo extra, que pido no sea 'tan' tenido en cuenta como el anterior, pero que sin embargo a mí me ha funcionado en todas y cada una de las 5 relaciones: abandonar la comunicación con esa persona. Sinceramente, no creo en la amistad después del amor, al menos no de una forma inmediatamente posterior a romper la relación. Ni de coña.

El equilibrio es la mejor opción. La conclusión o resumen final es que el desamor es un estado de tristeza temporal (y recalco el carácter de temporal). Y el daño extra que nos hagamos en soledad, pensando lo que fue y no pudo ser y volando en el mundo de los futuribles, es daño y tiempo gratuitos que nos hacemos.

Es difícil controlar esa situación, pero no imposible. En sentimientos no hay nada escrito, pero ese es mi consejo.

4 comentarios:

  1. Desde que descubri este rincon no puedo parar de leer! me encata como escribes!tienes algo especial!

    ResponderEliminar
  2. ¡Muchas gracias! Eres muy amable.

    ¿Te conozco? Me encanta saber siempre de mis lectores! :)

    ResponderEliminar
  3. Sin duda tienes toda la razón

    ResponderEliminar