jueves, 29 de septiembre de 2011

$econd Life

Hace unos días, conocí a un chico (muy majo, todo sea dicho) con una historia familiar un tanto diferente en relación al aspecto económico.

Su madre trabaja en Second Life. Para quien no sepa qué es Second Life, es un juego virtual consistente en tener una vida paralela en Internet, donde tu personaje interacciona por mundos creados a tal fin. Algo así como Los Sims, pero a lo grande y en tiempo real, donde tu personaje puede hablar con otros personajes.

La madre de mi amigo tiene una tienda de ropa en Second Life. Ella compró un pequeño terreno (virtual) a la empresa creadora del juego, decoró un establecimiento y su trabajo consiste en modelar ropita (mediante programas en 3D), para subirlo al juego y venderlo a otros jugadores. El meollo de la cuestión es el siguiente: la gente COMPRA con DINERO REAL esa ropa para ponérsela a sus muñequitos. Y así, con todo.

Desde luego, brindo por la economía familiar de mi amigo (Second Life se ha convertido en la primera fuente económica de la familia). Pero, del otro lado, ya hay que ser estúpido (o tener muy poca vida) para que la gente se gaste auténticas fortunas en comprar ropita, bolsos o coches para muñecos que NO EXISTEN. Es de locos.

3 comentarios:

  1. L desde el Norte.

    Díselo a la gente de World Of Warcraft que se dejan una auténtica pasta en comprar cosas para su personaje y ser más pr0s que los demás xD

    Hay gente que no se nota que le sobra la pasta y nunca han pasado hambre en su vida xDDD

    ResponderEliminar
  2. Por lo menos Second life para entrar y utilizarlo es gratuito y después ya si quieres comprar cosas o no es tu problema, es que encima los de World of Warcraft pagan por entrar TODOS LOS MESES :O

    De todas formas creo que cada uno se gasta su dinero en lo que quiere que para eso es suyo ¿no?

    ResponderEliminar
  3. No juego al WoW (ni siquiera a juegos online de este tipo), pero entiendo y veo comprensible sufragar el gasto del servidor entre todos los usuarios. Es decir, estás disfrutando de un juego gracias a las máquinas que soportan el peso de todos los usuarios.

    Claro que sí, cada uno se gasta su dinero en lo que quiere. El único problema es la ludopatía. Poca cosa, vaya...

    ResponderEliminar