lunes, 7 de noviembre de 2011

Análisis del cara a cara Rubalcaba VS Rajoy


Hace unas horas, acaba de celebrarse el esperado cara a cara entre los dos principales candidatos a ocupar La Moncloa. Es bastante complejo desgranar conclusiones de este debate, teniendo en cuenta la conexión y el conocimiento de la situación la situación política actual y la excepcional coyuntura económica que atraviesa el país.

Sobre Rubalcaba:

Con una intención de voto hundida (entre 17 y 19 puntos de diferencia respecto al PP), para Alfredo Perez Rubalcaba, el debate se antojaba como la última oportunidad para dejar en ridículo a Mariano Rajoy y poder, de alguna forma, remontar posiciones.
  • En negativo: Rubalcaba, al que considero como el mejor orador político de este país, no brilló con la misma intensidad que como suele hacerlo en sede parlamentaria, ruedas de prensa o mítines. El gran error, desde el primer minuto, fue dar por hecho que Rajoy será el próximo Presidente del Gobierno, empleando tiempos verbales de futuro y en muy pocos casos de condicional ("Cuando usted llegue al Gobierno, ¿recortará en materia de protección social?" o "Me gustaría saber qué va a hacer usted con el IVA", son algunas frases que pronunció). Es decir, Rubalcaba dejó de ser candidato para convertirse en periodista: hizo una entrevista a Rajoy, tomando a este como futuro Presidente electo.
  • En positivo: nombró una cascada de medidas concretas para reactivar la economía. Concretó y citó propuestas reales, una a una. También hizo gala de síntesis y de explicación didáctica. 
  • El objetivo de Rubalcaba en el debate: dos.
  1. Despertar al electorado cansado, descontento y aburrido con el PSOE. Se calcula que hay más de 2 millones de personas de izquierdas que, aunque en pasadas elecciones votaron al PSOE, aún no tienen decidido completamente si votar o no a esta formación. 
  2. La entrevista de Rubalcaba a Rajoy es, en realidad, una apelación urgente a esos votantes de izquierdas ante  el "miedo" de que Rajoy ascienda al poder. El mensaje subliminal que transmitió fue algo así como "Rajoy va a hacer esto, no quedaos en el sofá durmiendo la siesta y votad para que el PP no recorte el Estado de bienestar".

Sobre Rajoy

De Rajoy hay tan poquito que comentar... Tan poquito, como poquito fue lo que dijo. 

  • En negativo: sus intervenciones estaban excesivamente guionizadas por sus asesores y miró mucho al papel. Se perdió en datos, porcentajes soporíferos y huyó de forma descarada a cuestiones muy claras en las interpelaciones efectuadas por Rubalcaba. Monopolizó dos de los tres bloques con economía, precisamente donde no se debía hablar de ello (bloque de política social y bloque sobre política exterior). Sin duda, el mayor error fue no concretar. Fue un discurso abstracto de principio a fin con términos nada claros: reformas estructurales, flexibilidad, un gran pacto, crear empleo, medidas de estímulo, etc. O sea, mucha paja pero poco grano.
  • En positivo: aunque tampoco brilló, fue algo más ágil en lo verbal que en el anterior debate de 2008, probablemente influido por la comodidad con la que las encuestas electorales lo aúpan como claro ganador. 
  • El objetivo de Rajoy en el debate: pasar desapercibido. Un cotilleo: cuando la crisis económica empezó a golpear con dureza (principios de 2010) y el PP iba trepando en intención de voto, los asesores que organizan la estrategia política recomendaron a Rajoy "irse a dormir" (son palabras textuales; es decir, no hablar mucho y dejar que pase el tiempo, ya que la crisis económica iba desgastando el Gobierno). Algo así ocurrió hoy: no se mojó. Con viento a favor, probablemente sea más fácil ganar con la boca callada, que abrirla y meter la pata.

Conclusión final

  • Rubalcaba arañó y zarandeo a Rajoy, pero no lo dejó KO. 
  • Rajoy no salió ganador, pero sí airoso.

Aun siendo de izquierdas, creo que he hecho un análisis más o menos equilibrado, destacando aciertos y errores que ambos candidatos tuvieron en el cara a cara. Dicho lo cual, y destacando dónde acaba este análisis para separarlo de la opinión que quiero hacer a continuación, no voy a concluir este post sin destacar los siguientes puntos:

  • Es triste (de hecho, muy triste) que en este país se vaya a votar al PP sólo para joder al Gobierno (PSOE). Es decir, es muy lamentable votar a una formación política sin conocer ni creer en el programa electoral de Rajoy. Me encantaría coger por sorpresa a 10 votantes del PP, ponerlos en fila y que me dijeran al menos 2 propuestas que conozcan del programa electoral. Estoy convencido de que casi ninguno me sabría responder.
  • Que nadie se confunda. La crisis económica es internacional y en todos los países occidentales (EE.UU. y Europa) se está castigando a TODOS los Gobiernos, sin distinción de clase política. De hecho, ña mayoría de Europa está gobernada por la derecha y el pueblo está castigando al Gobierno, con la tendencia es de dar un vuelco al color político. 
  • Y la última pildorita, desvelada por Rajoy en el debate:

Lo peor de todo es que hay homosexuales que votan al PP. Tan absurdo como si un judío votase al partido nazi. Ante la igualdad no se titubea, y con mis derechos no se juega. Desde luego, nos van a follar, pero sin gusto.

2 comentarios:

  1. Pero es que lo que debería cambiar no es que la gente vote al PP o al PSOE. Lo que debería cambiar es el bipartidismo.

    Existen más partidos políticos que éstos 2.

    A mi sí que me gustaría poner a 10 personas, leerles los programas electorales que llevan PP y PSOE y también de un tercer o cuarto partido político. Seguro que más de uno, ya sea de izquierdas o de derechas, se decanta por el tercero. Eso es lo que tendría que pasar.

    Yo no votaré ni a uno ni a otro. No estoy de acuerdo con ninguna de las dos políticas de cada partido, ni sus formas. Me parece que, como todo lo que dicen, son sólo palabrerías para llevarse a más de uno a las urnas.

    Mi padre, sabio de él dice " Prometen, prometen, hasta que la meten " que se podría aplicar a todo en ésta vida, pero sobre todo a la política.

    Si TODOS los partidos políticos que llegan al poder cumplieran con TODO lo que prometen, estaríamos sin ninguna duda, en el mejor país del mundo. Pero por desgracia ninguno cumple al 100% nada de lo que cumple. Ya sea por intereses políticos y económicos o simplemente porque todo era mentira.

    Con todo esto quiero decir, que la gente debería estar muy informada y pasar un filtro a todo aquél que decida acudir a las urnas. No es lo mismo tu voto, que estás al tanto, que te has leído los programas, que sabes de lo que va, que el del señor del pueblo que lleva 50 años votando al mismo partido político y no quiere cambiar por pura rutina.

    ResponderEliminar
  2. Absolutamente de acuerdo, Lizeth.

    ¿Sabes qué ocurrirá? El día 21, cuando nos despertemos por la mañana, tendremos una sensación de abismo total, de estar perdidos. Ahora mismo, lo que produce "excitación" (en un sentido no sexual) es derribar al Gobierno por el desgaste, y probablemente sea placentero para muchos que el domingo ese objetivo, ese golpe, signifique la debacle del PSOE. Pero el día 21, nos preguntaremos: "¿Y ahora qué? ¿Qué es lo que hemos votado?"

    Muy cierto si en esa fila de personas se explicase una alternativa al bipartidismo. El movimiento 15-M fue estudiado y una amplísima mayoría de españoles simpatiza con ese soplo de aire fresco y renovación que significó el 15-M (y que luego se desinfló, todo sea dicho).

    El señor del pueblo es cierto que, en fin, vota a un partido por rutina, o porque el alcalde "tiene cara de buena gente" (cantidad de gente que vota caras y no programas). Entiendo que el señor del pueblo (con bastón y esas cosas) no vaya a leer los tochazos que son los programas electorales (son un coñazo de leer). Pero lo que nunca llegaré a entender es que esa gente activa no dedique unas horas de un domingo a leerse aunque sea UN programa electoral. Compensa, absolutamente, invertir unas pocas horas para conocer el impacto que puede tener ese voto durante 4 largos años.

    Muchas gracias por leer y comentar, Lizeth!

    ResponderEliminar