jueves, 24 de noviembre de 2011

Infidelidad al otro lado del espejo



¡Hablemos de un asunto espinoso!

Uno de los primeros posts que escribí en mi blog -en abril de 2010-, fue acerca de la fidelidad en pareja (podéis volver a leerlo aquí). Hoy, doy un giro de tuerca a esa reflexión como parte implicada, aunque de forma indirecta. No trato de modificar lo que en su día redacté, sino de completarlo.

Ayer, por avatares de la vida, acabé teniendo relaciones sexuales con un amigo, de forma reiterada. Y no sólo de forma reiterada en la misma noche, sino a lo largo del tiempo. A lo largo de los años. La anécdota es que hace años, cuando nos conocimos y tuvimos 'tema que te quema', él tenía novio (de forma MUY reiterada hubo mucho pimpam-pimpam en ese entonces); y actualmente, su novio es otra persona distinta a la anteriormente comentada, pero igualmente, se vuelve a repetir... 'Tema que te quema' ayer, en mi casa.

Aquí acaba la narración de los hechos y, a continuación, la reflexión que cabe esperar.

En lo que a mí respecta, cuando tengo pareja, siempre soy fiel. Me gusta la estabilidad y, sobre todo, dormir tranquilo por las noches. Considero que tener pareja es algo voluntario, y fruto de esa voluntariedad, es contradictorio ser infiel, porque resulta ridículo engañarte a ti mismo (y obsceno para la otra persona). No puedes quebrantar la fidelidad de una pareja, si tener pareja en sí es algo pactado dentro de esa voluntariedad. Esta es mi posición desde el interior de una pareja (como integrante, digamos).

Sin embargo, estoy fuera de esa órbita. Él me ha llamado, él ha querido, y él ha venido. Mientras que yo estoy soltero y sin compromiso, él no. Por tanto, si alguien tiene alguna culpa, es él, al haber quebrantado un compromiso de fidelidad.

Muchas personas, cuando descubren que su novio le ha sido infiel, tienen un instinto asesino por esa persona que está fuera de esa pareja. ¡Es un error mayúsculo! Quien tiene un compromiso es quien debe rendir cuentas. Nadie más.

Esta situación se explica muy bien con unos personajes de la farándula que fueron sobradamente conocidos años atrás: Julián Muñoz, Mayte Zaldiver e Isabel Pantoja. Todo el mundo sabe que Julián Muñoz le puso los cuernos a su esposa (Mayte), para irse con Pantoja (estando soltera y sin compromiso). ¿De quién es la culpa? Evidentemente, de Julián por razones ya escritas.

Si es que no se puede estar tan bueno (ironía fina), que luego pasa lo que pasa y uno acaba siendo el cuerpo del delito.

Sean buenos, fieles y consecuentes!

No hay comentarios:

Publicar un comentario