martes, 8 de noviembre de 2011

Matrimonio homosexual: no es sólo cuestión de nombre

Os recomiendo la lectura del siguiente post:


Para quien no pueda leerlo al completo, hago un resumen. 

  • El artículo muestra las diferencias que existen entre las uniones de hecho y los matrimonios. El Partido Popular dice que sólo le molesta el nombre, porque 'matrimonio' es una palabra relativa a lo eclesiástico y, dicen, confronta a la sociedad.
  • Según el Código Civil, en el apartado relativo derecho de adopción por parte de dos personas, SÓLO ES POSIBLE si esa unión recibe el nombre de matrimonio
  • En las uniones de hecho del mismo sexo NO es posible adoptar. Sólo es posible si la unión de hecho es entre un hombre y una mujer.
Resumen del resumen: sólo pueden adoptar hijos los matrimonios y las parejas de hecho (esta última, sólo posible entre hombre y mujer).

Así que un "matrimonio" homosexual puede adoptar, pero una "unión civil" homosexual, pareja de hecho o cualquier otra figura legal que no sea un matrimonio NO puede adoptar.

Y el Partido Popular dice que uniones civiles sí, pero que de llamarse matrimonio, nada. Que sólo es la palabrita. Claro, claro... La pregunta es, ¿por qué la gente se cree tan fácilmente que lo que le preocupa a la derecha es sólo el nombre?

En lo que a mi respecta, soy homosexual y no tengo intención alguna de adoptar. Reconozco que ser padre supone tener la mayor de las responsabilidades y, criar a un niño, el mayor y más complejo proyecto de cualquier vida. No sabría criar a un chico sin un manual de instrucciones que me ayudase a interpretar gritos, llantos o quejas. Sin embargo, defiendo la libertad, absolutamente, de aquellas parejas que quieran formar una familia. Señores, se trata de dar vida a una persona, de dar desinteresadamente cariño, protección, educación y futuro. Y eso lo pueden hacer dos personas, sin distinción de quién lleve huchita o monedita. Llevamos años con la ley del matrimonio homosexual y no hay confrontación social, excepto para el sector más rancio de la derecha.

Al principio, había alguien que decía aquello de: "Es que un hijo debe tener la figura de la madre". Mi pregunta es, ¿cuánta gente se ha criado sin una de las dos figuras? Se me ocurren mil situaciones: desde el padre de profesión transportista que ve a sus hijos en contadas ocasiones al año, padres divorciados, o sencillamente, la muerte de uno de los progenitores a una edad temprana. Y no passsa nada.

Menos miedos infundados y más naturalidad a la vida. Eso es lo que hace falta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario