sábado, 5 de noviembre de 2011

Sobre el ambiente electoral


¿Aún es necesaria la pega de carteles por las calles para llevar un mensaje? ¿Aún son necesarios los mítines, donde el político llega a la ciudad para dar a conocer a la población residente ese mensaje? En la era de las telecomunicaciones, de la inmediatez, esa forma de hacer política se antoja vetusta.

El panorama es desolador. En estas elecciones, la única emoción es saber si el partido conservador gana por mayoría absoluta o absolutísima. Siempre he dicho que la mayoría absoluta es una democracia concedida y compartida por el pueblo, ya que otorga una capacidad de poder desbordante, asfixiando la democracia, la participación, todo. Así como los monopolios empresariales son malos (abuso de poder en el mercado y de sus consumidores), el monopolio político es aún peor por razones similares.

No hay comentarios:

Publicar un comentario