martes, 27 de marzo de 2012

Especial análisis de las elecciones de Andalucía

Los andaluces vivimos ayer una jornada electoral única. La más tensa, la más ajustada y en el momento más decisivo de nuestra historia reciente.

La fiesta de la democracia, la celebré a partir de las 20:00 h. acudiendo con mi portátil a un centro comercial, con una amiga, a tomar algo y seguir en directo la cobertura informativa. En ese momento, sólo se conocían datos estimados de la abstención.

Estas elecciones han sido riquísimas para regalar titulares. El primer titular, y a la vez protagonista, fue la abstención: casi 4 de cada 10 andaluces se quedaron en casa.

Me he tomado mi tiempo para realizar unos gráficos especialmente dedicados para este post. Observad:



Cuando sólo se conocía el primer dato de abstención, empecé a darle vueltas a la cabeza. No cuadraba una abstención de tal magnitud con las estimaciones de voto que daban una arrolladora victoria al partido conservador. Y así, anticipé con acierto la que sería la sorpresa de la noche: 400.000 andaluces que votaron al PP hace 100 días para las elecciones generales (Gobierno central), decidieron retirar su apoyo.

Quiero hacer especial hincapié en ese dato. En sólo 100 días de Gobierno, el Partido Popular ha perdido ni más ni menos que 400.000 electores nada más que en Andalucía, a tenor de los datos que arrojó el día. La cifra sería muchísimo mayor si tuviéramos datos del conjunto de España. En cualquier caso, supone el mayor desgaste que un Gobierno ha tenido en toda la historia reciente.

La abstención, en cualquier caso, fue muy alta e injustificada. Cada 4 años, tenemos la herramienta para poner, quitar o dar continuidad a la clase política; y en ese periodo de tiempo, podemos tener suficientemente claro si el balance ha sido positivo, negativo, o si otro partido puede ajustarse a nuestra ideología. Considero que nadie tiene derecho a quejarse, nunca, sin excepción, del porvenir de su territorio si este no ha ejercido su derecho a voto. Como aquel, que se queja de que la lotería no toca, sin haber comprado boletos. 

En el siguiente gráfico, podéis apreciar el número de votos en 2012, la evolución desde el año 2008 hasta ahora, y la representación en el arco parlamentario a través de escaños:


Que nadie se engañe. Observad con atención el número de votos logrados entre PP y PSOE. La diferencia es mínima: apenas 43.700 votos.

Izquierda Unida es la única fuerza con representación parlamentaria que experimenta un crecimiento positivo y dobla el número de escaños (6 en 2008, y 12 desde ayer).

Vuelvo a incidir en la abstención. Si la abstención fuese un partido político, hubiera cosechado una abrumadora y holgada mayoría absoluta. Es un drama que la gente se quede en casa. 

Para que os hagáis una idea, los andaluces que no han querido votar, equivale a la suma de la población total de las provincias Cádiz, Huelva y Jaén. Como si hubieran desaparecido del mapa:


Llegados a este punto, muchos os estaréis preguntando cómo es posible que pinte al PP como perdedor, si ha logrado ser la fuerza más votada (con muy poca diferencia). Fácil: PSOE e IU se unirán en coalición para gobernar juntos, y seguir expulsando a la derecha de Despeñaperros hacia el norte.

En las empresas, quien tiene el 50,1% de las acciones, es quien manda. En política, pasa algo parecido: quien tenga el 50,1% de los votos (convertidos en escaños), puede gobernar con mayoría absoluta (es decir, sin depender de ningún partido para las posteriores tomas de decisiones). Y si esto no es así, pues se busca pareja compatible.

FUTURO Y CONCLUSIONES

Los andaluces somos de izquierdas y el futuro de Andalucía pasa por un Gobierno aún más de izquierdas. Le pese a quien le pese, más del 50% de los votos corresponden a partidos de izquierdas (PSOE: centro-izquierda, e IU, izquierda). Aunque Griñán (PSOE) volverá a ser Presidente, IU tiene la llave para exigir, con toda determinación, que cada paso que se dé a partir de ahora tenga un mayor calado social progresista.

Javier Arenas (candidato del PP por Andalucía) lleva 4 elecciones perdidas. 4 elecciones son 16 largos años queriendo y no pudiendo. Cuando llevas tatuada en la frente la palabra "perdedor", no te puedes permitir licencias como rechazar debatir con tus adversarios políticos en la televisión andaluza. O esos aires de prepotencia propulsado por un viento que soplaba a favor, y que en el último minuto giró la veleta en otra dirección. Al final, la lona que colgaba (enrollada) de la sede del PP en Sevilla, que tenían preparada para lucirla tras los resultados que aupaban al PP con mayoría absoluta, no llegó a verse nunca.

Advertí en las elecciones generales del 20-N que la victoria del PP se basaba, en buena medida, en lo que yo bauticé como "el voto de la desesperación"; es decir, aquel ciudadano que confiaba en que el Partido Popular iba a cumplir el programa electoral sin subir impuestos (los subió), y la promesa de frenar la sangría del paro (ni ocurrió, ni ocurre: tras la reforma laboral, se han disparado un 90% los EREs, es decir, despidos masivos). Y la ilusión depositada en las urnas, se deterioró. Ese "voto de la desesperación" se deterioró rápido: 400.000 andaluces pasaron de estar desesperados, a estar hoy defraudados.

Por otro lado, he oído y leído por ahí, a algún alma de cántaro, que Andalucía quedará descolgada del resto de España, en el sentido de que el PP gobierna en casi todas las CC.AA. menos en la andaluza. Ni que los territorios fuesen chips que acoplar atendiendo criterios de compatibilidad. Hay mucha gente, con mucha memoria frágil, que se olvida que durante los 8 años largos de legislaturas de Aznar (PP), aun teniendo en el Ayuntamiento de Málaga al PP, éramos la provincia número 38 en recibir inversiones de Fomento en los Presupuestos Generales de entonces. Llegó Zapatero y colocó a Málaga en tercera posición (por este orden: Madrid, Barcelona y Málaga).

Señores, prefiero vivir en un oasis. Viendo lo que está haciendo el PP en el Gobierno y en sus CC.AA. (véase el ejemplo de Valencia, o el desguace que está haciendo Esperanza Aguirre con Sanidad y Educación, vendiéndolas a sus amigotes). Sí, quiero seguir en este oasis particular, absolutamente.

Hay mucha gente quejándose de que, qué barbaridad, más de 30 años de Gobierno de izquierdas. Bien, pues un regalito para ellos:


Sed buenos!

No hay comentarios:

Publicar un comentario