lunes, 23 de abril de 2012

Análisis: Logitech Wireless Solar Keyboard K750

Hace unos días, en mi afán por quitar cables del escritorio, adquirí esta joya de la tecnología: el primer teclado solar del mundo.



Logitech tiene el honor de colocar en el mercado este espectacular teclado, también conocido como "Logitech Solar Keyboard" (K750). Por fin, definitivamente, podemos decir adiós a las pilas, o a la recarga de cualquier otro tipo de baterías. Un teclado inalámbrico para no preocuparnos por nada.

A continuación, podéis leer el análisis que acabo de hacer, así como las impresiones personales del producto.

Contenido de la caja:

  • Teclado.
  • Receptor inalámbrico USB (de tan sólo unos milímetros, ideal para portátiles).
  • Extensor del receptor inalámbrico USB (para evitar interferencias, si hay más de un producto inalámbrico acoplado; es opcional su uso).
  • Bayeta, para limpiar el teclado.
La instalación no puede ser más sencilla: conectamos el receptor a un puerto USB libre, y listo para funcionar. Ni drivers, ni software, ni nada. 

El teclado, en profundidad.

Estamos ante un teclado completo, sobrio, elegante, minimalista y muy fino: sólo 7,5 milímetros de grosor. Con sus esquinas redondeadas y un fino contorno blanco, es una maravilla para contemplar. 

La característica estrella del producto es, sin duda, la tecnología solar implementada. En la parte superior, hay dos placas solares que reciben la luz. Y atención: el teclado puede cargarse tanto con luz solar como artificial. Con una carga completa, Logitech garantiza una autonomía de 3 meses en condiciones de absoluta oscuridad.

Las placas solares nunca dejan de recibir luz y almacenarla, por muy poca que sea (como por ejemplo, en interiores). Tiene un pequeño interruptor para encender y apagar el teclado, e incluso estando apagado, sigue recargándose. Nunca descansa.

En la parte derecha, hay un botón para comprobar si la luz que está recibiendo es o no suficiente. Al pulsar, un diodo LED indica la información, iluminando una carita alegre o triste.



De igual forma, Logitech ofrece la descarga de la aplicación "Solar App", de forma gratuita. Es un pequeño programa que nos muestra información ampliada sobre la carga solar del teclado. Los datos que muestra el programa son: la carga actual, la intensidad en tiempo real de la luz que está recibiendo (medida en lux), y la evolución de la carga en los últimos 12 meses. El programa se muestra automáticamente con pulsar el botón del teclado del que os hablaba antes. Aquí podéis ver una captura de pantalla del software:



Las teclas están considerablemente separadas, unas de otras. La disposición de las mismas se asemeja a la de los últimos portátiles. La pulsación de las teclas es bastante más corta que los teclados tradicionales, y es especialmente silencioso. Tampoco han descuidado el tacto: incluyen las teclas "Incurve keys", que son ligeramente cóncavas, con forma de huella. Es realmente agradable escribir.



El teclado también cuenta con teclas de función, para abrir las aplicaciones más habituales (navegador, correo, buscador, calculadora, y todas las opciones multimedia: retroceder, reproducir/pausar, avanzar, volumen y silencio). Se puede disfrutar pulsando la tecla función + tecla deseada (por defecto, compartidas del F1 al F12). Podemos alterar esta combinación, "suprimiendo" las teclas F por las teclas de función descritas, configurándolo con el software SetPoint de Logitech (descarga gratuita en la web).

La construcción del teclado es respetuosa con el medio ambiente, pues está libre de PVC. No sabría identificar con exactitud de qué está hecho. La parte trasera sí es de plástico duro, pero lo demás, si bien no  es metálico, lo parece. En cualquier caso, el acabado es de alta calidad.

Aspecto a destacar me merece el peso. En muchas reviews se dice que es ligero, pero no es así. Soy muy malo calculando peso, pero cogiendo con una mano mi teclado, y con la otra un litro de leche, diría que pesa alrededor de 500 gramos, o un poco más. ¿Es este un aspecto negativo? No, todo lo contrario. El peso ayuda a que el teclado no se desplace sobre la superficie donde queramos trabajar.

Y un pequeño detalle: tiene patitas en su parte trasera, por si deseamos tener el teclado ligeramente elevado.

El precio oficial es de 79,99 €, pero en Media Markt lo compré por sólo 59 €.
No es caro. Sólo por la tecnología que tiene, merece la pena. Y si calculamos cuánto nos podríamos gastar en pilas (la mayoría de teclados inalámbricos necesitan 2 pilas AA) a lo largo del tiempo, no cabe duda de que la compra está más que amortizada. Amén de la tranquilidad de no quedarte sin pilas en el momento más inoportuno...

En una escala del 1 al 10, mi evaluación final sobre este producto es de 10. Imposible buscarle las cosquillas para sacarle ni una falta.

1 comentario:

  1. este teclado puede funcionar con un receptor que no sea el que viene con el?

    ResponderEliminar