sábado, 9 de febrero de 2013

Invertir el tiempo


Vivimos en la era donde, todo lo que importa, son las palabras y los hechos. Las conversaciones, una concatenación de palabras. Y los hechos, conclusiones o resultados finales de algo.

Creo que, por encima de todo, hay un factor aún más importante: el tiempo. Cuando alguien quiere hablar contigo, está invirtiendo su tiempo. Cuando alguien prepara con sumo detalle una sorpresa, invierte su tiempo. Si tarda 30 minutos en arreglarse para estar guapo para la cita que tiene contigo, está invirtiendo parte de su tiempo en ti. O, simplemente, cuando alguien quiere permanecer contigo (cenando, tomando un café, de viaje, o incluso una relación de pareja) está invirtiendo parte de su tiempo en ti. Y eso es bonito.

El tiempo, señores, tiene un valor incalculable. Se acaba. Es irrecuperable. Y hay gente que quiere gastar minutos, horas y días enteros contigo. No hay mejor regalo que la concesión del tiempo: la concesión de momentos.

5 comentarios:

  1. Sí que es bonito, sí. De modo que te regalo un minuto de esta tarde de domingo para escribirte esto.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  2. Tan amable como siempre... :)

    Otro abrazo para ti!

    ResponderEliminar
  3. soy de málaga y tengo mucha curiosidad por conocerte... por qué no me dejas un medio de contacto contigo? o sino, añademe a wendigo123@hotmail.com ;)

    ResponderEliminar
  4. ¡Hola!

    ¡Cuéntame antes un poco de ti! ¿Quién eres, qué edad tienes, cómo has llegado hasta aquí? :P

    ResponderEliminar
  5. Puedes escribirme a angelnet@gmail.com

    ResponderEliminar