sábado, 21 de marzo de 2015

Next is now



491 mensajes después, este es el número 492. Me gusta escribir. Considero que es una de las formas más ordenadas y completas de poder plasmar todo lo que uno desea comunicar.

No imagináis la de veces que he escrito, corregido y borrado este párrafo. Porque, ¿cómo comenzar a escribir casi un año después? ¿Se hace saludando, con un "hola", como si nada hubiera pasado? Cuando escribo, me gusta dedicar el tiempo para medir las palabras y, por qué no, a veces incluir mensajes en clave que tienen un brillo especial cuando algunas personas lo leen.

Dicho lo cual, me encuentro en ese punto en el que me apetece desarrollar una reflexión ordenada de mi vida, actualizada a hoy. Es sano ordenar las ideas de vez en cuando. El día a día lo impide. 

EL ERROR

¿Conocéis la metáfora del "elefante en la habitación"? Hay un elefante en la habitación, pero las personas reunidas en el mismo habitáculo, actúan como si no existiese. Una verdad que se desea que pase desapercibida o ignorada, cuando realmente no es así. Es una actitud inadecuada. Para entender una evaluación completa de mi vida hasta este punto, uno de los aspectos a citar es, como mucha gente sabrá y esperará, la decisión, por mi parte, de concluir una relación personal hace un mes aproximadamente. Como diría Ylenia (GH VIP), "pereza máxima" hablar de este asunto. Merece tan, tan poco la pena todo lo vinculado con esto, que ya es toda una concesión en sí mismo detenerme en el titular. Estuve pensando - no más rato del merecido- y esta secuencia de mi vida (que no llega a la categoría de capítulo siquiera) es lo más parecido a una de esas cintas VHS tiradas en cualquier parte de la casa, pendiente de rotular, tanto en título como en categoría. Ficción tal vez.

FAMILIA

Era necesario pasar aunque fuese de puntillas por este hecho para entender lo que a continuación dicto, que sí es importante. Esta ha sido la primera vez que mi familia al completo ha aceptado una relación. Sin tabú, sin barrera alguna, con toda normalidad. También después. Siempre he defendido (y sigo defendiendo) que una relación sólo debe implicar a dos personas. La familia, sólo si está dispuesta a sumar y no restar, es bienvenida como opción. Para mí, el apoyo familiar en torno a mi persona sobre un asunto que SIEMPRE ha sido tabú, es una victoria por fin, un 'plus' que tendré siempre.

AMISTAD

En cuanto al terreno de la amistad... Lo es todo para mí. Es mi más preciado talismán a cuidar y proteger. Cuento con los mejores amigos que una persona puede tener. He comprobado cómo son capaces de poner la mano en el fuego por mí, sin dudarlo, de la misma forma que yo he puesto la mano en el fuego por ellos. Es más, ponen la mano en el fuego y después preguntan por qué. Han hecho kilómetros y locuras por mí. Han sabido estar siempre a la altura de las circunstancias. No hay nada más bonito y preciado que invertir el tiempo en una persona. Es algo que valoro, sobre todo cuando el tiempo se agota. Los defiendo por encima de todo, con todas mis fuerzas.

LABORAL

Sobre el aspecto profesional, si bien no es vocacional, sí soy afortunado por disfrutar de unas condiciones que ninguno de mi entorno tiene, tanto en la flexibilidad como en lo remunerado. Tengo la suerte de tener por jefe a un amigo con el que conversar de prácticamente todo. Me siento respetado, querido y valorado. 

Me siento cómodo, tranquilo y privilegiado por tener el poder de hacer casi cualquier cosa que me proponga. No es tampoco ningún secreto que tengo una solvente capacidad económica. Hablemos claro: siempre he pensado que el dinero no da la felicidad, pero sí ayuda. Es una realidad, casi tan evidente como la metáfora del elefante. Esto me permite llevar a cabo determinados planes no sólo para mí, sino para quienes lo merecen. Me gusta sorprender y me gusta hacer feliz a los demás, y pongo todos los instrumentos que están a mi alcance para crear entornos y experiencias memorables. 

FUTURO: PUNTO Y SEGUIDO

Realizar una evaluación ordenada de mi vida hace que me sienta satisfecho de ser quien soy, con mis virtudes y mis defectos, y de la situación que tengo y me rodea. Me gusta vivir cierta intensidad. Jugar, dejarme la piel, arañarme. Apostar y. Sentirme vivo. 

En lo personal, estoy en un punto de equilibrio en el que no espero nada pero contemplo todo. También del pasado (con la rotunda e inamovible exclusión de lo concerniente al primer apartado) ¿Por qué no? Si algo mereció la pena, es posible que vuelva a merecer la pena en un nuevo escenario. Hay personas o situaciones que han quedado eclipsadas en el momento y que puedan ser traídas al presente. Al final, los protagonistas somos nosotros. De nosotros depende. Y, ante todo, sólo nosotros jugamos las cartas.

1 comentario:

  1. Bueno... aunque tú no hayas dicho el "hola" yo sí te diré el "se te echaba de menos". Me ha alegrado mucho ver tu publicación. Leerte siempre es un placer.

    Me alegro de que te sientas bien, a pesar de. Cuando algo no funciona lo mejor es cambiarlo. Aún así no estoy de acuerdo con el título dado al párrafo llamado "El error". Tú mismo lo has dicho, te ha conducido a una victoria en el ámbito familiar, algo que todo homosexual con cierto vínculo con su familia desea.

    De todos modos, todo es experiencia vital, y no deberíamos verlo como algo negativo, ya que siempre hay algo positivo detrás, como es tu caso.

    Nos leemos en próximos...
    Un abrazaco!

    ResponderEliminar